25 de September del 2017

Hamaiketakos y meriendas saludables para los peques

Ya estamos de vuelta al cole y, entre otras muchas cosas, nos preocupa que almuerzos y meriendas podemos prepararles a nuestros hijos que sean sanas pero que además les gusten...

Es importante que tanto el hamaiketako que llevan para el recreo como la merienda no sean demasiado abundantes, no se trata de que hagan una comida completa sino de una toma frugal. Aquí os dejamos unas cuantas ideas

1. Fruta: Está claro que esto es lo más sano que podemos darles a nuestros enanos.  Lo ideal es que sea fruta de temporada, fresca y sin azúcar añadido. A partir de septiembre, octubre podemos darles naranja, mandarina, caqui, kiwi, manzana, pera, uva, plátano…

Pero si a nuestro peque le cuesta comer la fruta, podemos preparársela de forma que le resulte más atractiva y fácil de comer, por ejemplo una pequeña macedonia con la fruta de diferentes colores cortada en cuadritos, o una brocheta con trocitos de fruta ensartados en un palito, y si tenemos tiempo, maña e imaginación, frutas con formas divertidas. En internet podemos encontrar a buen precio una gran cantidad de cortadores de fruta con formas que nos harán más fácil esta tarea. En ocasiones, si andamos mal de tiempo podemos ofrecerles pures de frutas para beber, a poder ser bio y sobre todo que no lleven azucares añadidos. La marca Cool Fruits de Vitabio es una buena opción.

Además de fruta, podemos ofrecer algún tipo de verdura, palitos de zanahoria, tomatitos cherry…también son fáciles de llevar y de comer.

2. Frutos secos: A partir de los 3 años otra alternativa para el piscolabis de media mañana o para completar la merienda son los frutos secos. En pequeñas cantidades también se pueden añadir a otras preparaciones: lácteos, bocadillos o sándwiches. Almendras, piñones, nueces, avellanas… Los frutos secos grasos aportan mucha energía, más de la mitad de su peso son grasas insaturadas. Pero, además, son ricos en proteínas, ácido fólico y otras vitaminas del grupo B, muy importantes para el cerebro del niño, y minerales como el fósforo, el hierro y el potasio.

3. Cereales: La forma tradicional de introducir cereales en la merienda es el pan del bocata. Es una buena opción que nos da mucho juego, sobre todo si el pan es de calidad y cuidamos lo que metemos dentro. Es recomendable utilizar los menos grasos, jamón serrano, jamón cocido, pechuga de pavo, lomo embuchado, también se puede usar más de vez en cuando, si no existe contraindicación, chorizo, salchichón, fuet, mortadela, paté, chocolate y, por supuesto, el queso en sus múltiples variantes.

Tenemos otras alternativas como meter vegetales por ejemplo calabacín, berenjena, champiñones…También podemos hacer bocata de atún, tortilla, pechuga, salmón ahumado….

Además de los bocatas hay muchas otras formas de incluir cereales como base de la merienda o almuerzo de nuestros hijos. Un bizcocho casero de elaboración sencilla, Palitos de cereales o pan con alguna crema para untar, tortitas de cereales solas o untadas con queso, membrillo…

4.     Lácteos: La opción más conocida es el yogur, a los niños les encanta y ahora podemos dárselo en varios formatos diferentes, el tradicional en vasito, para beber…Otras buenas opciones son la cuajada, el queso curado, fresco, en porciones y otros similares. Además, los pueden utilizarse como ingrediente de bocadillos y sándwiches. Aquí te presentamos algunas combinaciones e ideas de almuerzos y meriendas infantiles con lácteos:

Yogur con nueces o con otros frutos secos.

Fruta fresca con yogur.

Queso con piñones o nueces.

Manzana con queso.

Queso batido con trocitos de fruta fresca.

Sorbete con leche y fruta.

Mandarinas con crema de chocolate y palitos de pan.

Batido con frutas y cacao (sin azúcar)